Blog

3-claves-para-superar-la-frustración

«No abogo por el optimismo ilusorio, que aboca al desastre, pero sí por un optimismo inteligente: los optimistas toman las riendas de su vida, mientras que los pesimistas se rinden a las circunstancias. Lo realmente necesario es un punto de vista realista, aunque el realismo es un arduo problema filosófico, pero con la ilusión de la transformación del mundo», disiente Carmelo Vázquez, agregaba en un articulo de EL PAIS.

«La psicología positiva es una aproximación diferente a la psicología, tradicionalmente enfocada en los problemas psicológicos. Intentamos completar la visión desde el otro lado, estudiando el gozo, la alegría, no solo la depresión, sino lo bueno que tenemos», agrega.

3 formas de avivar tu optimismo después de un fracaso.

La vida de todas las personas está llena de escollos, todos en alguna mediada somos emprendedores de nuestros talentos, hay momentos en los que los descubrimos con  un asombro y presencia tales que nos llevan a lanzarnos a ese caminó profesional, estamos llenos de energía y dispuestos a dar la vida con pasión por nuestra visión, pero que pasa cuando recibimos una serie de golpes que nos hacen dudar de nuestros talentos, dudar de la empresa que emprendimos, o el trabajo que buscamos.

1.Recuerda que los contratiempos son parte del camino

Tu mayor enemigo está dentro de ti, es ese perro rabioso que te intenta desanimar, sé que puedes pensar que te voy a vender lo mismo de siempre, pero piénsalo bien, la ansiedad conduce al desánimo y el desánimo a la depresión. Piensa por un instante en esas mujeres y hombres que construyeron  grandes cosas, esos que realmente te conmueven, no eran genios, es más, estoy convencido de que  tenían cantidad de defectos y dificultades, y seguramente sufrieron, pero estoy seguro que al perro rabioso lo tenían castigado y sin comida.

2. Convierte tu derrota en oportunidad.

Hay un aforismo tibetano que me encanta y dice así: “Con las piedras que me lanzas, construyo mi hogar”.

No somos Dioses que deciden con claridad lo que más conviene al universo, las derrotas hay que asimilarlas, pues de algún modo nuestras intenciones fallidas tienen un sentido ulterior, dan espacio a otros y nos cultivan por dentro, como aquella historia de la vasija rota; La cual siempre se quejaba a su aguadora, diciéndole que estaba rota, que nunca transportaría el mismo agua que su compañera; La que situada al otro extremo del palo no perdía ni gota, y así se sumía en un fracaso profundo, pues habiendo sido construida para el transporte de agua no podía cumplir su misión con la misma perfección que la vasija que estaba a su lado.

Un día en uno de sus recorridos, la vasija pidió ser restaurada, la aguadora contesto: “Mira a la vera del camino, mientras nos dirigimos al pozo y presta atención”, así hizo la vasija y con gran regocijo descubrió que en el desierto, tanto a derecha como a izquierda, en la vera, se encontraba todo verde y florecido, ya que sus fracasos se convirtieron en un riego benevolente para el camino.

3. piensa “con ilusión” sobre el futuro.

Dos frases de personas celebres, lo explican mejor que yo seguro.

La mayoría de las cosas importantes en el mundo han sido logradas por personas que han seguido intentándolo cuando parecía no haber ninguna esperanza. Dale Carnegie

Por muy mala que parezca la vida, siempre hay algo que puedes hacer y en lo que puedes tener éxito. Donde hay vida, hay esperanza. Stephen Hawking